Navigation Menu+

2016 ¡Te retengo!

Posted on Ene 10, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Después del impactante primer domingo de éste 2016, el mejor año de nuestras vidas, en el que hemos recibido el reto de ser los profetas de nuestro propio destino, éste domingo 10 de enero asistimos a escuchar las claves para retener la bendición de Dios que se desató en éste inicio de año.

Escuchamos de los coaches Toño y Elisa Fonseca, y observamos a través de un video acerca de la oportunidad de ser bendecidos dando a otros un poco de lo mucho que hemos recibido, como sucedió con la entrega de juguetes y ropa a los niños de las diferentes comunidades del municipio de Jilotzingo.

Luego, a través de un mensaje expuesto por Javier Fonseca, recorrimos la Palabra de Dios de una manera tan cálida y dinámica, que el frío natural de ésta temporada cedió ante el fuego de la Palabra de Dios que nos recordó que tenemos que entrar en este año con fe, con plena confianza de que nuestras vidas irán en aumento en éste 2016.

Los principios para retener la bendición de Dios que hicieron eco en el auditorio y en los corazones expectantes se encuentran en la Escritura y nos muestran que necesitamos tener siempre a Dios como primer lugar. ¿Qué significa?

i) Que todos los días podamos tener un devocional, un tiempo con Dios de forma individual: Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6 – 8); pero también necesitamos tener un tiempo con Dios como familia: Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18:20) Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. (Proverbios 22:6).
ii) Que si Dios es el primer lugar en nuestra vida, tenemos que servirlo: tenemos que caminar en la dirección en la que soltamos la Palabra; Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. (Josué 24:16).
iii) Congregarnos… y llegar temprano, evitemos el dejar de congregarnos; Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:24 – 25).
iv) Leer la Palabra de Dios, y meditarla: En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Hazme entender el camino de tus mandamientos, para que medite en tus maravillas (Salmo 119:15, 27); Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. (Josué 1:8); Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. (Isaías 26:3).
v) Alabar y adorar a Dios; Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. (Mateo 4:10); Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. (Juan 4:23 – 24); Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, (Apocalipsis 11:16).

Otra clave es no compararnos con nadie más sino ser imitadores, tener una referencia, un modelo a seguir, seguir los pasos de alguien, seguir los pasos de Jesús.

Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. (Apocalipsis 14:4); Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. (Efesios 5:1). Es importante tener presente ésta clave para éste 2016; necesitamos ser imitadores de Dios como hijos amados y no olvidar que lo importante no es en qué lugar nos encontramos hoy, sino hacia dónde nos dirigimos.

Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. (Hebreos 6:11 – 12)

160110-¡2016 te retengo!