Navigation Menu+

Amamos tu presencia

Posted on Oct 10, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Que hermoso es habitar en la presencia de Dios, que hermoso es valorarla, contar con ella en todo momento de nuestras vidas. En la conferencia de hoy Toño Fonseca, nos lleva a meditar que nunca debemos acostumbrarnos y por lo tanto a nunca menospreciar la presencia de Dios ya que esto puede traer graves consecuencias en nuestra vida, consecuencias que inclusive pueden llevar a que Dios mismo nos deje a manos de nuestros enemigos, por darle un lugar erróneo en nuestro diario quehacer al verlo solo como una buena costumbre, amuleto u objeto decorativo de nuestro hogar. Tal y como le sucedió al pueblo de Israel, quienes veían el Arca del Pacto de Jehova, como un objeto decorativo u obsoleto sin importancia, menospreciando la presencia de Dios, lo cual ocasiono que Dios los dejara indefensos ante sus enemigos.

Y los filisteos presentaron la batalla a Israel; y trabándose el combate, Israel fue vencido delante de los filisteos, los cuales hirieron en la batalla en el campo como a cuatro mil hombres. (1ª Samuel 4:2)

Necesitamos una renovación continua, buscando cada día la presencia de Dios en nuestras vidas y no quedarnos solo con las glorias pasadas, sino siendo un motivadores que abracemos la presencia de Dios, renovando diariamente nuestra relación para tener cada día más sed por su presencia, sabiendo que Dios quiere darnos un aceite fresco todos los días. No despreciemos el buscar todos los días a Dios quitando cualquier obstáculo en nuestra relación con Él, sabiendo que es bueno y que nos ama sin medida

 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. (Isaías 55:6-7)

Debemos tener una sed como la de David, quién entendió que es necesario honrar la presencia de Dios y no verla como la veía Abinadab quién tuvo por 20 años el Arca en su casa y se acostumbro a despreciarla viéndola solo como un mueble y así lo transmitió a sus hijos, tal y como Uza quién toco a la ligera el Arca y cayo muerto. Hoy debemos transmitir a nuestras generaciones que busquen con pasión con sed la presencia de Dios y que no se acostumbren a la monotonía de un servicio eclesiástico sino que sean sabedores del gran privilegio de servir a Dios y que no podemos estar delante de Él sin tener una vida diaria llena de su presencia.

Y dijo David a toda la asamblea de Israel: Si os parece bien y si es la voluntad de Jehová nuestro Dios, enviaremos a todas partes por nuestros hermanos que han quedado en todas las tierras de Israel, y por los sacerdotes y levitas que están con ellos en sus ciudades y ejidos, para que se reúnan con nosotros; y traigamos el arca de nuestro Dios a nosotros, porque desde el tiempo de Saúl no hemos hecho caso de ella. (1ª Crónicas 13:2-4)

Es el momento de reflexionar sobre nuestra relación cotidiana con Dios, sabiendo que es un privilegio amar su presencia, así que determínate a amar la presencia de Dios y dile a Él;

NO QUIERO ACOSTUMBRARME A TOMAR A LA LIGERA TU PRESENCIA DIOS, SINO A BUSCARTE TODOS LOS DIAS DE MI VIDA

161009-amamos-su-presencia