Navigation Menu+

Casado con Lea pero deseando a Raquel

Posted on May 4, 2015 by in Conferencias-2015

Esta mañana nuestro director Fernando Sosa nos ha dado una palabra impresionante sobre la insatisfacción al recordarnos la vida de Jacob, y que aprendamos de ella.

Todos conocemos bien la historia: En un principio Jacob quiso robarle la primogenitura a su hermano mellizo Esaú, y éste termina por venderla por un plato de lentejas. Después Jacob engaña a su padre y este creyendo que era Esaú, le da su bendición. Jacob sale huyendo con Labán su tío.

“Y Jacob besó a Raquel, y alzó su voz y lloró.”
Gen. 29:11

Jacob trabajó siete años para obtener el amor de Raquel, pues la amaba, y al pasar los siete años, éste se la pide a Labán, pues el tiempo había sido cumplido.

La vida amorosa de Jacob resultó complicada. Por veinte años tuvo cuatro mujeres y vivió por ese tiempo, en esclavitud, aflicción, angustia y competencia. Piensa que al igual que Jacob, lo que haces incorrectamente, te va a causar muchos problemas.

Escucha bien: “Todo lo que uno siembra por la boca, tarde o temprano sale bien o sale mal.”

Nuestro director te hace una pregunta: ” ¿Estás satisfecho con la vida que Dios te ha dado?” Hermosa es mi herencia y yo la aprecio.”

¿Estas viviendo en la insatisfacción?, ¿Estás en esta iglesia pero deseas otro ministerio? Aprende del ejemplo de Jacob que estaba casado pero deseaba otra mujer y fue esclavo por ello. Muchas veces nosotros menospreciamos lo que tenemos. Recuerda que la insatisfacción, solo te hace infeliz, mejor aprecia lo que Dios te ha dado.

“Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros.”
Gen 49:1

Jacob prácticamente maldijo a sus hijos, solo a José es que lo bendijo y no a los demás. Cuando llevas una vida insatisfecha puede que te haga bendecir a un hijo y maldecir a los otros. A veces tendemos a ilusionarnos y no valorar lo que tenemos pues no pensamos como Dios nos puede bendecir.

La historia de la vida de Susan Wesley, una gran mujer de Dios, es una verdadera inspiración. Inglaterra en un momento difícil en su historia, la tuvo pero nunca fue valorada. Ella lloró y derramó su amor por su nación. ¿ Es tu caso similar al de una persona que se siente menospreciada? ¿Viven contigo pero no te valoran? ¿Nunca te han apreciado? No tengas una mente distraída, Jacob la tuvo. Abraham no valoró a Sara en su momento, casi la vende porque valoraba mas el dinero.

No compares tu vida con las vidas de otros, tampoco las desees. Piensa: ¿Qué es lo que mas te deslumbra?¿Qué es lo que te hace valorar mas otro ministerio que en el que estás? No te inclines a no valorar lo que tienes en casa. ¡Mujeres, valoren a  sus esposos e hijos valoren a sus padres!  Un corazón inhibido claudica entre dos pensamientos, como lo fue Jacob, que nunca estuvo conforme y fue insatisfecho toda su vida.

” Y ellos le contaron todas las palabras de José, que les había hablado; y viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo, su espíritu revivió.”
Gen. 45: 27

¡Los carruajes del Señor vienen para que tu espíritu reviva !   No tienes que tener años de amargura. Aunque no le ames, seguro Él viene a levantar tu vida. ¡Revive tu espíritu hoy y que venga avivamiento a tu vida! ¿ Está atrapado tu espíritu, muerto o prisionero? Pide perdón al Padre por no valorar lo que te ha dado.

Un espíritu dividido es un espíritu frustrado, amargado y afligido.

Valora al hombre que Dios te ha dado, si no los años que te quedan de vida vas a vivirlos aprisionado, amargado y en aflicción. ¿Has estado sentado en ídolos y sabes que no deberías? ¡ Ven Espíritu de Dios, levántanos y ayúdanos a valorar lo que tenemos: a nuestras ovejas, a nuestros pastores y a nuestros ministerios. Te agradecemos porque es hermosa la herencia que nos has dado..

¡ Espíritu Santo recógenos ahora y que reviva tu espíritu !