Navigation Menu+

El caldo de los caldeos

Posted on Feb 10, 2014 by in Conferencias Online

Esta mañana las primeras palabras de nuestro Director Fernando Sosa fueron profetizando a la iglesia: “Este día es un detonador para nuestras vidas”.

Comenzó la conferencia con Génesis 11.26-32. Hace referencia a los descendientes de Taré, entre los cuales se encuentra Abram, menciona que salieron de Ur de los Caldeos para ir a Canaán.

Dios siempre nos va a exhortar a salir de nuestra tierra de confort. Él tiene una visión periférica de nuestras vidas, conoce perfectamente nuestro entorno y su deseo siempre será  llevarnos a una tierra de abundancia y bendición.

La recompensa a la obediencia  a Dios, es una bendición generacional como la de Abraham.

Viene el día en el cual Dios hará obra en nosotros y la gente se asombrara como está escrito en Hechos 13.41 y Habacuc 1.5-6.

Nuestro Director al hablar de los Caldeos, hizo referencia a que son un tipo de demonios, ya que ellos tomaban la tierra que no era de su propiedad. La palabra de Dios dice que Satanás vino a hurtar, matar y destruir. Cómo librarse de este tipo de ataduras:

1.- Salir de nuestra zona de confort y obedecer.

2.- Obedecer la palabra de Dios.

3.- Cubrirnos cada día con la Sangre de nuestro Señor Jesús.

En el salmo 83.1-5 y 12 el salmista levanta una plegaria a Dios pidiendo que no guarde silencio y destruya a los que se levantan en contra del pueblo de Dios. Levantemos esta misma oración a ÉL y pidamos que se levante en ayuda nuestra y destruya a nuestros enemigos. Entendamos  el poder que Dios le ha dado a la iglesia a través de la oración.

“Dios no permanezcas quieto, muévete a favor  nuestro, de nuestras familias y por México”.

Los Caldeos atacan a gente vulnerable y aislada, son como lobos, Ezequiel 22.27. Pero Dios ha prometido que las puertas del Hades no prevalecen contra la iglesia. Por ello nuestro Pastor nos hace el llamado a mantenernos en unidad.

Cinco puntos claves para caminar en obediencia hacia la tierra de mayor bendición.  Hechos 20.28-33 y 35.

1.- Velad en oración.

2.- Encomendarnos a Dios.

3.- Encomendarnos a la palabra de Su gracia.

4.- Estar libres de codicia.

5.- Dar.

Finalmente, declaramos a una sola voz con nuestro Director:  ¡Voy al lugar de la bendición!

001002003004005006
007008009010011012
013014015016017018
019020021022023024

DONATIVOS Y OFRENDAS

Estamos construyendo el Auditorio E.S., si deseas ayudarnos puedes realizar un donativo vía internet con tu tarjeta de crédito ó débito haciendo click en los botones de abajo.

$200.00 Pesos
paypal
$500.00 Pesos
paypal
$1000.00 Pesos
paypal
Tú pones la cantidad
paypal

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *