Navigation Menu+

ENTHEOS (DIOS en mí)

Posted on Feb 21, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

El panorama del mundo en general parece ser muy desalentador. Justo en estos días hemos escuchado acerca de la difícil situación económica que amenaza con convertirse en un enemigo a nivel global; hacen eco el desencanto y la desilusión que permean profundamente en la sociedad; además, existen también otras circunstancias como las enfermedades virales que parecen amenazar seriamente el futuro de la humanidad.

Pero justo en éstos días, en éstas circunstancias es cuando se requiere que aquellos que sabemos quién es Dios, nos convirtamos en unos Entheos, en gente que tiene a Dios en su interior y que por lo tanto ¡puede aplicar el entusiasmo potencial! Este fue el mensaje que recibimos este domingo 21 de febrero de 2016 a través de nuestro director Fernando Sosa Ficachi, ésta fecha sin duda será recordada porque en este día fuimos enterados del tipo de creyentes, del tipo liderazgo que nuestra nación, que todo el mundo necesita y de la obra de Dios que puede convertir los años que nos quedan por delante en los más brillantes de nuestras vidas.

Mientras la expectativa creada por la Presencia de Dios llenaba cada rincón del AUDES, inició la conferencia y entrando en las Escrituras el Boss inició con el relato de la vida de Jacob quien experimentó durante su vida cosas que parecieron ir siempre en su contra; primero, la muerte de su amada Raquel, por quien había trabajado catorce años, después la aparente pérdida de su hijo José y veinte años después, una fuerte escases de alimentos que provoca hambre en toda la tierra y Jacob y sus hijos se ven forzados a viajar a Egipto en busca de alimentos.

Y entonces, los hijos de Jacob se encontraron en Egipto con su hermano José a quien habían desechado años atrás y quien en ese momento era el segundo hombre en importancia en el reino. José pide que para probar que son hombres honrados, los hijos de Jacob regresen con su hermano menor, Benjamín; y Jacob al enterarse de esa petición sintió que ya no tenía motivos para seguir con vida.

Entonces su padre Jacob les dijo: Me habéis privado de mis hijos; José no parece, ni Simeón tampoco, y a Benjamín le llevaréis; contra mí son todas estas cosas… No descenderá mi hijo con vosotros, pues su hermano ha muerto, y él solo ha quedado; y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor al Seol. (Génesis 42:36 – 38).

En ese punto de extrema oscuridad y depresión, cuando Jacob veía desde su propia perspectiva que todas las cosas en su vida habían sido en su contra, no podía entender que estaba a punto de iniciar un periodo de bendición fructífera, los años más brillantes de su vida estaban por venir ¡Los carros del faraón enviados por su hijo José estaban a punto de hacer su aparición y llevarlo a vivir sus mejores años! Porque siempre Dios se mueve sobre lo que aparentemente es un desastre (Génesis 1:2)

Al igual que Jacob, nosotros no podemos esperar ir a la tumba llenos de amargura y resentimiento, pues aunque enfrentemos circunstancias difíciles, ¡estamos a punto de entrar también en una bendición fructífera y en los años más brillantes de nuestras vidas! No podemos perder la esperanza en el futuro ni la fe en el presente.

Necesitamos mantener la fe en Dios, si Dios vive dentro de nosotros, nada podrá vencernos; Dios en nuestro interior es una fuente de vida, una fuente de entusiasmo, ¡necesitamos aplicar en nuestras vidas el entusiasmo potencial que tenemos como Entheos!

En Hechos 16:22 – 25 otra historia nos demuestra como el entusiasmo potencial cambia el panorama y todas las cosas: “Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo. Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.”

En nuestro mundo actual hay presos que necesitan escuchar que hay gente con principios revolucionarios, con Dios viviendo en su interior, ¡gente que son Entheos y que están dispuestos a aplicar el entusiasmo potencial de la vida de Dios! El proyecto más grande para toda la humanidad lo tiene Jesucristo y requiere que su pueblo se llene de entusiasmo para llevar a cabo ese propósito; requiere que no nos conformemos, que nos neguemos a estar desfallecidos, por el contrario, ¡a ser gigantes de la fe!

¿Es Dios fuente de entusiasmo en tu vida? En Génesis 45:5 – 7 podemos ver que no fue Dios el que actuó en contra de José y él pudo ver que por el contrario, Dios usó todo lo que vivió para preservar a su familia y a su descendencia. No nos doblemos porque sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan para bien (Romanos 8:28)

Necesitamos ser entheos, Dios esta invisiblemente trabajando para nosotros y ¡tú seguramente vas a revivir! Así que mantengamos la fe, nuestros años más brillantes están por venir… El que es verdaderamente nacido de Dios, jamás se volverá contra El, ¡seamos entheos!

160221-Entheos