Navigation Menu+

Entre la justicia y la gloria

Posted on Mar 2, 2015 by in Conferencias-2015

Esta mañana tuvimos el agrado de recibir la visita de Alfonso Orozco y su amada esposa Ana, desde León, Guanajuato, vino a darnos una palabra poderosa, recordándonos como el Espíritu Santo ha marcado nuestras vidas y el honor que eso significa. Debemos ser agradecidos con Dios y reflexionar en como sería nuestra vida sin El. Pidamos por una fe que vaya más allá.

Pregúntate cuando llegas al lugar donde te congregas ¿Qué es lo que esperas? ¿Con qué expectativa vienes cada domingo? No vienes a la iglesia para invitar a Dios a tu vida, sino que los invitados somos nosotros, vienes a la iglesia para entrar a la vida de Dios;  tú no invitas a Dios, el invitado eres tú y el Espíritu Santo es el que reina. Ten esa actitud especial de manera que puedas alcanzar todos los días la bendición. ¿Te has acostumbrado a la vida de tu iglesia? ¡Pues estás en un grave error! La Presencia de Dios siempre es de expectativas muy altas.

En Génesis se habla que Dios creó a Adán y a Eva; andaban desnudos y no se avergonzaban. Cuando comen del fruto prohibido, Dios les llama y se esconden. Ellos no querían que los viera así: ESTABAN AVERGONZADOS.

Aprende a vivir en santidad, aprende a establecer tu vida dentro de los límites de la Justicia y la Gloria de Dios ganadas a través de nuestro Señor Jesucristo. ¡APRENDE A VIVIR SIN AVERGONZARTE!

¿Cómo estás en tu fe? Si la vergüenza viene por el temor y te incomoda, dale gloria a Dios que te estás incomodando. Si has caminado por fe, es porque confías en el Señor, tienes paz y por lo tanto no estarás avergonzado.

“Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti.” Is. 54:14

“Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia ,reposo y seguridad para siempre.” Is. 32: 17

¿Qué estas haciendo cuando cruzas la puerta de tu iglesia para que la justicia de Dios llegue y el temor se vaya? Cuando veas la mano de Dios respaldándote, le darás toda la gloria a Él pues Dios nunca te respalda para avergonzarte.   Recuerda como David sabía que la justicia de Dios estaba con él. Ahora está en ti dar testimonio, y no avergonzarte.

“La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da.” Deut.16:20

¿Cómo está tu fe para no sentirte avergonzado? Aprende a seguir su justicia para que heredes la tierra de Dios.

¡Por eso necesitas moverte!  Recuerda que no es por donde tu quieres ir, sino que el Padre va acomodar tu fe para que recibas de Él lo sobrenatural. Debes ser buen testimonio de vida para que seas bendecido.

¡GANA ALMAS PARA EL SEÑOR, BIEN VALE LA PENA!

“La justicia irá delante de él, y sus pasos nos pondrá por buen camino.” Salmo 85:13

Entonces nacerá tu luz. La justicia te llenará de paz y con la Gloria de Dios, podrás caminar. Sigue la justicia y todo temor será quitado de ti y la Gloria de Dios nunca te dejará. Decide creer y saldrá  de ti toda incredulidad y falta de fe.

Hay tres señales que te acompañan cuando tu vida está entre la justicia y la Gloria de Dios:

1.) No vives con temor.

2.) No te avergüenzas.

3.) Sabes que Dios está contigo a pesar de cualquier circunstancia.