Navigation Menu+

Es mi Jesús !!

Posted on May 2, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Este domingo primero de mayo, iniciamos el mes con el entusiasmo de celebrar el día del niño en Aviva México, con el entusiasmo de celebrar como niños a nuestro Dios y disfrutar de Su Presencia que se hizo manifiesta a través de Su Espíritu desde que dispusimos nuestros corazones para alabarle y adorarle.

Vino entonces el mensaje de la Palabra a través de Javier Fonseca, quien nos hizo saber que en éste domingo Dios ya había determinado bendecirnos y ha determinado bendecirnos todos los días de nuestras vidas. Mi Jesús, nos explicó Javier, quiere que disfrutemos con Él de una cercanía como la que Él disfrutó con el Padre durante sus días aquí en la tierra.

Una de las oraciones de Jesús decía:

Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Juan 17:21). –

Dios quiere que cuando salgamos de aquí, nos llevemos a Jesús para que transforme nuestras vidas, nos hizo énfasis Javier, que sea nuestro Jesús; de cada uno de nosotros.

En la Palabra, encontramos en Santiago 1:17 que nuestro Dios no cambia, Su deseo de bendecirnos, de tenernos cerca de Él es siempre el mismo: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Dios nunca cambia. Fue Dios quien creó todas las estrellas del cielo, y es quien nos da todo lo bueno y todo lo perfecto. 18 Además, quiso que fuéramos sus hijos. Por eso, por medio de la buena noticia de salvación nos dio una vida nueva.” Santiago 1:17 – 18 (Traducción en lenguaje actual, TLA).

Lo que necesitamos es acercarnos a Dios, pero no a nuestra manera o siguiendo nuestras formas, sino a la manera de Dios. Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. (Hebreos 13:8). Necesitamos entender que no vamos a lograr nada haciendo las cosas a nuestra manera; pero hay una nueva manera de hacer las cosas, dejando a Jesús ser el Señor absoluto de nuestra vida.

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Cuando Jesús es el Señor de nuestras vidas, es nuestro Jesús, ningún problema se le revelará, ninguna aflicción, ninguna angustia; Él todo lo puede, todo lo venció en la cruz del calvario y como lo demuestra la historia de Balac quien quería maldecir el pueblo de Israel y para ello contrató al profeta Balaam, pero Balaam no pudo sino bendecir a Israel, nuestro Dios únicamente está dispuesto a hablar bendición sobre Su pueblo (Números 22). Nosotros somos el Israel espiritual de Dios.

Sea cual sea nuestra circunstancia, de la boca de Dios va a salir bendición para nuestras vidas. Si queremos todavía más bendición, debemos dejar que Él nos corrija. Tiene que llegar un momento en nuestras vidas donde tenemos que rendir nuestras vidas a Dios a Su manera. Tenemos que hacer de Él, nuestro Dios,

Es mi Jesús.

160501-Es mi Jesús