Navigation Menu+

Escalera al cielo

Posted on Nov 16, 2015 by in Conferencias Online, Conferencias-2015

Este fin de semana fue histórico para Aviva México y para nuestro país, pues durante la primer reunión de #1dcES la presencia de Dios descendió como nunca se había visto ni escuchado. El Señor puso a disposición de sus hijos ángeles que actúen a su favor y se muevan para que sobre México haya un Avivamiento único y especial.

Cientos de personas provenientes de diversos estados de la República y de diferentes países de América Latina acudieron al llamado realizado por el Espíritu Santo. Ni la lluvia, la tempestad, las dificultades o problemas impidieron reunirnos para adorar al Rey de reyes y Señor de señores.

Mediante Génesis capítulo 28, versos del 10 al 13, nuestro Director Fernando Sosa Ficachi nos compartió cómo Jacob -estando en Harán- soñó con una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo tocaba el cielo, de la cual subían y bajaban ángeles. También vio al Todopoderoso sentado en lo alto de la escalera y el Altísimo le prometió heredarle tanto a él como a su descendencia la tierra sobre la que Jacob se encontraba recostado.

Con esta misma palabra Jehová de los Ejércitos nos habló de que el Espíritu Santo es la escalera al cielo, el puente que une a la tierra con el cielo y que como hijos del Avivamiento gozaremos de las primicias de la unción que Él derramará sobre nuestro país.

En el Auditorio Espíritu Santo nuestro mejor amigo se comprometió con su pueblo a terminar la obra que ya comenzó en México, a bendecir a nuestra cimiente hasta mil generaciones y a que el Avivamiento se extenderá en cada rincón de esta gran nación.

A una voz clamamos porque Su Espíritu pose sobre México, declaramos que Aviva México es casa de Dios y cancelamos toda palabra de maldición que se ha levantado sobre nuestra tierra.

¡Nunca más seremos el oprobio de las naciones, nunca más nos llamarán estopa, somos puerta al cielo, somos casa de Dios! ¡Los cielos estarán abiertos para nuestras vidas, conoceremos al Señor de una forma única!

¡Dios nos impulsó a ser más allá de lo que somos! Y al igual que Natanael, a quien en Juan capítulo uno, verso 50, Jesús le prometió que cosas mayores vería, ¡veremos los cielos abiertos y al hijo de Dios sentado a la diestra del Padre!

151114-1dcES-Escalera al Cielo