Navigation Menu+

Fortalecidos con Poder

Posted on Dic 7, 2014 by in Conferencias-2014

Durante nuestra vida podemos encontrarnos en situaciones muy difíciles de afrontar, por ejemplo alguna enfermedad que durante mucho tiempo permanezca y desquebraje toda esperanza de salud ó la angustia de no encontrar un empleo que permita llevar la provisión a nuestro hogar ó la muerte inesperada de un familiar cercano, en fin; como otras tantas que no pudiésemos encontrar explicación alguna.

En esta conferencia nuestro Director Fernando Sosa, nos lleva a visualizar lo que vivieron los discípulos de Jesús que iban navegando en una barca durante una fuerte tormenta, la cual era azotada por un fuerte oleaje, más Jesús andando sobre el mar llego hasta donde ellos se encontraban y al subirse a la embarcación la tormenta se calmó, entonces ellos pudieron confesar que Jesús era el Hijo de Dios. Y en tranquilidad terminaron su travesía por alta mar, yendo posteriormente a la tierra de Genesaret, donde los habitantes de ese lugar conocieron a Jesús y llenos de fe fueron sanado por Él.

Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. (Mateo 14:24-25)
Y terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret. Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos; y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos. (Mateo 14:35-36)

Con este pasaje bíblico podemos ver que Dios desea levantar nuestra fe, ya que así como se levantan grandes tormentas, también se levantará una GRAN FE. Ya que Jesús se duele y llora con nosotros, pero el entrará en nuestra barca calmando la tormenta que afrontamos y nos llevará a puerto seguro, a la tierra de Genesaret donde tendremos Libertad, Sanidad, Fortaleza. Donde la espalda de satanás será quebrada y todo azote sobre nuestras vidas desaparecerá.

Dios nos fortalece y nos lleva andar en las alturas (Habacuc 3:19), por cual nuestra fe no debe faltar sino por al contrario, debemos echar fuera de nuestra vida a todo temor entregándole a Dios todo lo que somos y fortaleciéndonos en Él y en el poder de su fuerza. (Efesios 6:10)

Recuerda que la prueba de nuestra Fe produce paciencia y que somos guardados en DIOS

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *