Navigation Menu+

Hay un Nabucodonosor en ti

Posted on Sep 1, 2014 by in Conferencias Online

Es tiempo de reflexionar por que el hombre está viviendo una vida salvaje e inmersa en una cotidiana angustia, conformando una sociedad que se conduce locamente. Es por eso que en esta conferencia nuestro Director Fernando Sosa Ficachi, nos lleva a conocer sobre la vida del rey Nabucodonosor, un rey que en su época contaba con todo el señorío y todo el poder. Y quién en una ocasión al recibir palabra de Dios por medio de Daniel, no dudo en humillarse y reconocer toda autoridad de Dios sobre cualquier otro.

Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso. El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. (Daniel 2:46-47)

Sin embargo con el paso del tiempo este rey se volvió egocentrista, a tal nivel que imponía a todos a adorar una estatua de oro que él había levantado, actitud que fue derivando en un locura extrema, obligándole a vivir desarraigado fuera de su gente y alimentándose como animal silvestre. Pero llego el fin de su locura y este rey levantó su mirada al cielo y la misericordia de Dios lo restableció.

En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves. Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. (Daniel 4:33-34)

Por eso debemos entender que el fin de esta locura, va a llegar cuando este pueblo se quite toda arrogancia y se humille ante Dios. Así que deja a tu viejo hombre, echa fuera de tu vida al arrogante Nabucodonosor que traes dentro y humíllate delante de Dios y entonces podrás ver en tu vida que:

1)    TE ES DEVUELTA LA RAZÓN

2)    DECLARACION DE LA MAJESTAD DEL REINO

3)    RECIBIRÁS TU DIGNIDAD

4)    TE ES DEVUELTA LA GRANDEZA

5)    TE BUSCARÁN

6)    SERÁS RESTABLECIDO

7)    VENDRÁ  A TU VIDA MAYOR GRANDEZA

En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida. (Daniel 4:36)

No hay que dudar, sino vivir creyendo con fe que nuestro DIOS ES TODO PODEROSO