Navigation Menu+

Invisible

Posted on Feb 14, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Esta mañana estábamos expectantes en lo que Dios nos hablaría. Nuestro director Fernando Sosa Ficachi, tenía una palabra tremenda la cual nos transformó.

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve muy favorecida! El Señor es contigo; Bendita tú entre las mujeres.
Más ella, cuando le vio se turbó por sus palabras, y pensaba que salutación sería esta.
Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado Gracia delante de Dios.”
Lucas 1:28-30

Tú también eres muy favorecido, y necesitas de la gracia del Padre. Si, de una multiforme gracia, pues nada es imposible para Dios. ¿Te ha pasado que nadie nota tu presencia, te ignoran en tu trabajo y eres invisible? ¿Tus hijos te ignoran? Recuerda el nombre que María puso a su hijo y su significado: “Emmanuel: Dios con nosotros.” Si, él es grande y sería llamado el hijo del altísimo y reinaría por siempre.
¿Pero que es lo que necesitas hoy? La presencia de Dios.

Jesús le preguntaba a sus discípulos quienes creían que era él. ¿Ahora tú pregúntate, quien es Jesús para ti? Él es el hijo del Altísimo, el gran “Yo soy,” el Dios que tiene vida en sí mismo.
Y ahí en este gran universo, Dios escogió a Jesús para llegar a la tierra y redimirnos…

¿Como le llamas tú a Jesus? Él te dice: “Yo soy el camino, la verdad y la luz del mundo”
Él omnipresente, el omnisciente, la roca, el todopoderoso y nuestro alto refugio. ” El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo,” el que es digno de recibir la gloria y la alabanza.

¿Quién es Dios para ti? ¿Como se ha manifestado en tu vida? Dios es grande y todopoderoso.

“Que Dios nos perdone por ver al hombre en vez de a Jesús.”

Recuerda que Jesús siempre intercede por ti ante el padre y eres limpiado por él. Ahora ya no eres invisible, eres el visible. Él Espíritu Santo había buscado a alguien visible y María estuvo dispuesta a hablar y a decir que “su reino era para siempre.” María fue la mujer invisible más fue ella quien lo reconoció. El mediador entre Dios y los hombres.
Jesús es el admirable, nuestro sanador…el “Cantar de Cantares.”

“Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.
Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.”
Romanos 19-20

Dios se manifestó en lo visible con Jesús, él es una patente salvación …
Dios es un Dios es de pacto y de promesa, y tus pecados más oscuros los perdona y los restaura.
¡Alégrate, Dios está trabajando atrás de la escena!

En este día estás a punto que se manifieste lo visible y el reino de Dios llegue a tu vida.

Jonatán fue otro personaje invisible, quien era heredero de su reino y tenía derecho al trono, pero vio a David…un muchacho invisible que se volvió visible. David solo le cantaba a Dios…pero se vuelve un salmista de Dios. Jonatán bien pudo haberle disputado su reino, pero vio a David y negándose a sí mismo, se hizo invisible.

Para Dios tu eres importante, ¿Estas dispuesto a rendirte al Dios vivo, y recibirlo en tu corazón? Solo tienes que tener fe en el destino que Dios tiene para tu vida.

“Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico procuraban llevarle y ponerle delante de él.
Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio delante de Jesús.”
Lucas 5:18-19

Esos hombres invisibles tuvieron una fe maravillosa para llevar a su amigo con Jesús para ser sanado. Hoy tal vez seas de esos hombres y mujeres invisibles para tomar a Dios en tu vida pero Él no tardará, ya que lo invisible de Dios se hace manifiesto. Tal vez seas invisible pero está a punto de abrirse un hueco en el techo de tu casa…ten fe para que Dios baje y te reciba en sus brazos.

Tu promoción en el trabajo, tu salud se llama Jesús.

“Emmanuel, Dios con nosotros.” Abre la puerta de tu corazón al gran “Yo soy,” Jesús te está llamando y llenará tu casa de su visible presencia.

Ante su nombre los demonios huyen…”nombre sin igual…JESÚS,” está a punto de hacerse visible en lo que tanto quieres…” Levanta Su nombre y di JESÚS.”

Hoy reconozco que eres altísimo, mi roca y mi refugio; te recibo como el DIOS que todo lo puede.

“Tú eres mi puerta, no el hombre”

JESÚS, Tu nombre es un ungüento.

160214-invisible