Navigation Menu+

Irrumpiendo

Posted on Jul 5, 2015 by in Conferencias-2015

Esta mañana nuestro Director Fernando Sosa nos dio una palabra fundamental para hacer un cambio en nuestras vidas.

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:6-7

Pide al Señor que avive su fuego en tu vida y te saque del temor y la esclavitud que te paraliza.

Entonces los tres valientes irrumpieron por el campamento de los filisteos, y sacaron agua del pozo de Belén que estaba junto a la puerta; y tomaron, y la trajeron a David; mas él no la quiso beber, sino que la derramó para Jehová, diciendo: Lejos sea de mí, oh Jehová, que yo haga esto. ¿He de beber yo la sangre de los varones que fueron con peligro de su vida? Y no quiso beberla. Los tres valientes hicieron esto.

2 Samuel 23 16-17

David clamó, “Yo quiero agua de beber de ese pozo de Belén, y solo los tres valientes “irrumpieron” y fueron a sacar agua del pozo, lo hicieron por su gran valentía.

Es importante que atiendas esta palabra de Dios. Hoy es tiempo que los valientes saquemos agua del pozo de Belén para nuestro amado Señor.

El espíritu de fe saca agua del pozo, rompe el temor y la esclavitud. El temor paraliza la mente sana, la pasión de tu corazón y apaga el fuego, nunca podrás sacar agua viva con una mente paralizada.

El Espíritu Santo “irrumpe” como un valiente en medio del campamento y saca agua limpia para Jesús. Esto es lo que el Espíritu Santo va hacer en esta nación, en tu vida y en tu mente para sacar lo mejor de ti como un poderoso valiente.

El Espíritu Santo se deleita en interrumpir e irrumpirnos. El rompe las barreras, los campamentos carnales y cualquier situación mental. El anhela llenarte mas de lo que tu anhelas llenarte de Él; hasta que no entendamos bien la acción del Espíritu
Santo, las aguas van a permanecer en ese pozo.

Puede que tengas suficiente conocimiento bíblico y conocer la palabra de Dios, pero entenderlo y asimilarlo en tu mente es distinto. El quiere “irrumpir” en tu vida y darte un espíritu viril, también quiere darte virilidad en tu espíritu, esto es : dominio propio, mente sana, con valor y con poder.

Imita a aquella mujer que dentro de una multitud quiso tocar a Jesús…ella ejercitó su fe e “irrumpió.” Como también la mujer que lloraba y lavaba los pies de Jesús…ella “irrumpió”.

¿Qué está sucediendo con la mente de muchos? El Espíritu Santo tiene que irrumpir su mente paralizada. A la iglesia le urge un espíritu viril y el fuego de Dios en nosotros.

¡Oh! Despierta México y marcha porque los que aman al Señor se atreven a ser valientes! Es tiempo de marchar y que le digas a tu mente “avívate e irrumpe Espíritu de Dios.” Ven a mi ser entero que estoy cansado de vivir así; Señor danos la virilidad pues hay cosas que aún no hemos abierto ante ti.

Hoy levántate como una Yael, esa mujer que se atrevió también a “irrumpir.” Hoy el Espíritu de Dios te va dar un espíritu viril para marchar con poder.

Señor irrumpe en mi vida, no te vayas, ven que yo me atreveré también.