Navigation Menu+

¡Jesús nunca se fue, vive en ti!

Posted on Mar 13, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Nuestros coaches Toño y Elisa Fonseca nos dieron una palabra poderosa que viene a restaurar vidas, viene a quitar toda angustia y temor. A partir de hoy se acaba la tristeza pues dónde está el espíritu del Señor hay libertad. Esta mañana aprendimos la verdadera importancia del nombre de Jesús.

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.
y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.”
Filipenses 2: 9-11

Hoy tu enfermedad o tu aflicción se dobla en el nombre de Jesús; los demonios también se doblan porque “el nombre de Jesús tiene poder.” Tú tienes completa autoridad de Jesús en su nombre y por ser creyente puedes usar esa autoridad y poder.

¿Te preguntas cómo puedes ejercerlo?

En la salvación, en el bautismo y cuando estamos congregados en su nombre, los problemas también se doblan porque Jesús está con nosotros y su nombre es poderoso cuando predicamos el evangelio. Cuando imponemos manos nosotros obtenemos poder en el nombre de Jesús, derribando a los demonios. En la alabanza; todo lo que hagamos lo tenemos que hacer en su nombre.

” Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aún los demonios se nos sujetan en tu nombre.
Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.
He aquí que os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará “
Lucas 10:17-19

Sabemos que el Señor nos ha dado potestad en el nombre de Jesús para derribar a Satanás. Ciertamente los discípulos llegaron a entender el poder de su nombre. Creámos entonces que en su nombre podemos levantar y derribar demonios. Pedro y Juan no se gloriaban que sanaban sino que utilizaban el nombre de Jesús y tenían ese poder.

“Más Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te lo doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.”
Hechos 4: 3

Es momento de derribar a Satanás que nos tiene aprisionados. Hoy se rompe toda aflicción en en el nombre de Jesús. Esta es nuestra solución y así a donde vayamos que el nombre de Jesús nos acompañe. Prediquémos de Jesús y demos libertad al cautivo. Hay un poder sin igual en Jesús quien murió por ti y por mi, Satanás le teme a ese nombre, no te dejes derrotar, pues en su sangre hay poder.

“Y por la fe en su nombre, a este, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.”
Hechos 3: 16

“Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y todo concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra.
Mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.
Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.
Hechos 4: 29-31

Ahora ya sabemos el gran poder de hablar en el nombre de Jesús. ¿Qué esperamos para hablar del poder de su nombre para que nuestros amigos, familiares o los mismos compañeros de trabajo sean santificados? Prometamos con fe en hacer uso correcto de esta poderosa palabra. Recordemos lo que Jesús decía…”pidan en mi nombre y se les dará.”

“Sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.”
Hechos 4: 10

Seamos conscientes que el nombre de Jesús tiene poder. ¿Te ha reconocido la gente que estás en Jesús? No lo calles, satanás teme su nombre, y hay poder cuando ejercemos en esta autoridad.

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará porque hoy voy al padre.
Y todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, lo haré para que el Padre sea gloriado en el hijo.
Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
Juan 14:12-14

Jesús se multiplicó entre nosotros para alcanzar hasta el último rincón del mundo.

” Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echaran fuera demonios; hablaran nuevas lenguas;
Tomarán en las manos serpientes y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanaran.”
Marcos 16: 17-18

160313-Jesús nunca se fue