Navigation Menu+

Los diez mandamientos

Posted on Oct 25, 2015 by in Conferencias Online, Conferencias-2015

Esta mañana Fernando Sosa nuestro Director empezó la conferencia orando al Padre para que su temor venga a nosotros, para que no pequemos más. Sabemos que estamos bajo su pacto, queremos obedecerle y sabemos que no hay nada ni nadie más grande que Él.

” ¡Señor no hay nada más grande que tu nuestro Dios, que bueno estar contigo! “

“No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba del cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte,celoso, que he visto la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen. “

Éxodo 20:2-5

“Padre te pedimos que Tú vengas a nosotros para que no pequemos más. Te damos las gracias porque estamos bajo tu pacto, gracias por tus ordenanzas; queremos obedecerte, pues no hay otro Dios como tú que eres el amado de nuestra alma y de nuestro corazón. Señor, para adorarte solo importan nuestros corazones.”

Nos tenemos que ver en un espejo con Jesús y no llamar a Dios en vano, valorar Su Nombre, sobre todas las cosas. Su Sangre cubriendo a nuestros hijos, nuestras casas y nuestro país; por Su gran misericordia, Él se va a mostrar por mil generaciones. Cada mañana es momento de expresar nuestro agradecimiento al Padre; “Ven mi amado, llamo a tu nombre y a tu presencia cada día y transfórmame como un espejo, se propicio a mi vida, a mi iglesia y a México. “

Necesitamos convivir más tiempo con Dios y darle menos tiempo al mundo, pues hoy en este tiempo se ha levantado un una gran apertura a la inmoralidad siendo satanás el operador y por esta causa se tienen grandes consecuencias que nos han arrastrado.

“Para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida para que tus días sean prolongados.”
Deuteronomio 6:2

“Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón.Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las ataras como una señal en tu mano, y estarán como frontales en tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.
Deuteronomio 6:5-9

“Señor quiero poner tus ordenanzas, declaro tu imagen sobre mí y sobre mi casa. Hoy decido no inclinarme a otros ídolos y traer la gloria de Dios a mi vida, marcando mis manos y mi corazón con su palabra; Cuidar de no olvidarte, agradeciéndote todo.”

“Porque el Dios celoso, Jehová tu Dios, en medio de ti está; para que no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti, y te destruya sobre la tierra. No tentareis a Jehová vuestro Dios como lo tentásteis en Masah. Guardad cuidadosamente los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y sus testimonios y estatutos que te ha mandado. Y haz lo recto y bueno ante los ojos de Jehová, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que Jehová juro a tus padres.”
Deuteronomio 6:15-18

Queremos ser bendecidos y ser prosperados, tener una moralidad alta y valores altos a sus ordenanzas para que nos vaya bien.

“Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como el nos ha mandado.”
Deuteronomio 6:25

Cada día el peligro está en nuestras puertas y a veces cometemos los mismos errores al dejar que nuestros hijos prueben la carne y se inclinen a otros dioses.Esta corriente esta alejándonos de Dios y acercándonos a las tinieblas.

“No adulterarás, no codiciarás, no dirás falso testimonio, no matarás, no mentirás…Todo esto va contra Dios,pues lo ofendemos y lo contristamos. “Señor ayúdame que mi carne llegue al calvario, ayúdame a no odiar. No te quiero ofender con mi mente ni mi imaginación, quiero llenarme de ti cada día.”

Señor: Hemos pisoteado tus ordenanzas y mandamientos en tantas ocasiones, pero ahora queremos llenarnos de Ti y redimirnos de toda pobreza no perdiendo el tiempo en la codicia. Ayúdanos a extendernos a lo que está delante sin volver atrás, empezando a tener una mente positiva. Te pedimos que perdones nuestras malas actitudes para caminar hoy con ese temor reverente hacia Ti.
Piensa ¿Cómo puedes bendecir a otros y librarte de ser egoísta destruyendo todos los ídolos de tu corazón, apreciando lo que el Padre hizo por ti?

¿Cómo podremos pagar al Señor por todos sus beneficios? Caminando en el Espíritu de Dios y trayéndolo a tu mente en todo momento.

151025-los diez mandamientos