Navigation Menu+

Necesito un salvador

Posted on Dic 9, 2013 by in Conferencias Online

Esta mañana de Domingo tuvimos la oportunidad de escuchar un mensaje muy importante de parte de Dios para nuestra iglesia y para todos los cristianos en general, no importa cual sea tu nacionalidad.

Para ello Javier Fonseca nos mostró como ejemplo la parábola del rico y Lázaro.
Juan 16:19-31

23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.

Así como el hombre rico pedía por misericordia, si tu necesitas consuelo, necesitas a Jesús. Necesitas la gracia y misericordia de un salvador todos los días de tu vida ¿Hasta cuándo dejarás de desobedecer a Dios? ¿Hasta qué ya no haya esperanza en tu vida? ¿Que de tu familia y de tus amigos? ¿Te es difícil clamar por las almas? Eso es porque no te has dado cuenta de que si el día de hoy esas almas se pierden, van a pasar una eternidad en el infierno
Sabiendo eso y no haciendo nada al respecto ¿Como te presentarías hoy delante de Dios?

Necesitamos hacer un alto y una revisión para saber cual es el status de nuestras vidas y pedirle a Jesús que limpie nuestro corazón. Sin una oración ferviente sin cesar no habrá un cambio para nuestra Nación.

¿Hoy realmente tu corazón le pertenece a Dios? Dios es amor, nos ama y nos está esperando pero al mismo tiempo es justo y no tendrá por inocente al culpable.

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.
Juan 3:36

Más adelante Javier Fonseca nos enseñó algunos pasajes de la vida de David Brainerd, un misionero para los indígenas americanos que vivió en los 1700’s.

Brainerd escribía en su diario: Hoy prediqué sobre Isaías 53:3-10. Hubo una notable influencia que siguió a la exposición de la Palabra, y una gran emoción entre la gente, muchos estaban conmovidos; algunos ni podían estar sentados, sino que estaban echados en el suelo, como si se les hubiera atravesado el corazón, clamando incesantemente misericordia.

¿Hay alguien en esta sala que podrá decirle a Dios que lo necesita? Podrás postrarte y humillarte delante de El para pedirle por misericordia para tu País, que limpié tu corazón y que avive el fuego para salvar a todos los tuyos. No hemos entendido que México está perdido a menos que Dios traiga un avivamiento. La esperanza de esta Nación se llama Jesús.

¡Oh Señor ten misericordia de México! ¡Señor cierra la boca del infierno y abre los cielos!

Debemos clamar día y noche como lo hacía David Brainerd y todos aquellos grandes avivadores.
Frank Bartleman escribió:

“La profundidad de un avivamiento será determinada exactamente por la profundidad del espíritu de arrepentimiento.”

Durante las últimas semanas Dios ha estado mostrando el camino hacia donde debemos mover nuestra conducta cristiana y es en tres grandes áreas:
1. Una pasión sublime por la gloria de Dios.
2. Una persecución persistente de la más elevada santidad.
3. Una práctica diaria de la oración ferviente.

El infierno es un lugar donde no hay reposo, donde el tormento es de día y de noche. ¿Es eso lo que quieres para todos tus conocidos y familiares que no conocen de Jesús? Hay millones de almas allá afuera que necesitan la gracia y misericordia de un Salvador, y eso es todos los días. La oración intercesora y el clamor se vuelven una necesidad, no una opción.

Debemos entender que no existe un cristianismo sin Jesús, El bajó al infierno y peleó con satanás para quitarle las llaves del hades. Jesús no sólo murió sino también resucitó. El venció.

Tener convicción de pecado significa darse cuenta que tu vida necesita un salvador. Lo que tú necesitas es a Jesús.

Yo necesito un Salvador, tu familia, tus amigos y tu Nación lo necesita.
Nunca te des por vencido con Dios porque Dios nunca se va a dar por vencido contigo.

001002003004005006
007008009010011012
013014015016017018
019020021022023024

DONATIVOS Y OFRENDAS

Estamos construyendo el Auditorio E.S., si deseas ayudarnos puedes realizar un donativo vía internet con tu tarjeta de crédito ó débito haciendo click en los botones de abajo.

$200.00 Pesos
paypal
$500.00 Pesos
paypal
$1000.00 Pesos
paypal
Tú pones la cantidad
paypal

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *