Navigation Menu+

No envenes tu atmósfera

Posted on Jul 13, 2015 by in Conferencias-2015

Hoy vivimos en nuestro auditorio Espíritu Santo una espectacular reunión, la cual estuvo rodeada de una atmósfera de amor y pasión por Dios, provocada a través de la conferencia de nuestro Director Fernando Sosa Ficachi, donde nos insta a no apagar al Espíritu Santo en nuestras vidas, sino a Avivar su fuego por donde quiera que estemos y con quién estemos, quitándonos todo miedo o cobardía de transformar nuestro entorno cotidiano en lugares y momentos de bien.

6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. (2da Timoteo 1:6-7)

Y si te has preguntado por que razón o por quién se ha apago al Espíritu Santo en tu vida, en tu Iglesia ó en cualquier situación, entonces debes meditar y recapacitar que nosotros mismos hemos sido los que de una manera u otra lo hemos apagado; Y esto por nuestra falta de agradecimiento a todas las bendiciones que Él continuamente nos da o porque menospreciamos a sus Profetas a la gente que nos preside ante Dios e inclusive por hacer o aceptar el hacer cosas que a Dios desagradan y que hacen que nuestro entorno se llene de una atmosfera envenenada y sucia.

19 No apaguéis al Espíritu.20 No menospreciéis las profecías.21 Examinadlo todo; retened lo bueno.22 Absteneos de toda especie de mal. (1ª Tesalonicenses 5:19-22)

Ahora por lo contrario; vive avivando su fuego en ti, reteniendo lo bueno, regocijándote en todo momento de que sabes y conoces el amor que Dios tiene por ti, esto sin importar la situación que atravieses ya que sus misericordias son nuevas cada día.

Decídete a cambiar teniendo respeto y reconocimiento a Dios de que eres su oveja y que su amor por ti no tiene límites ni condiciones.

1Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.2 Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo.3 Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. 4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. (Salmo 100:1-4)

Te invito a que te propongas a ser un Cristiano que quite la atmósfera envenenada, quién se propone a Avivar el fuego cambiando su actitud, viviendo en paz con todos, siendo paciente para con todos, decidiendo ser un Cristiano de valor alentando a los débiles, creando lazos de compañerismo con gran afecto.

Y el fuego de Dios te rodeará por dondequiera que vayas.