Navigation Menu+

No pierdas el foco

Posted on Nov 16, 2014 by in Conferencias-2014

Como es bien sabido, la gran mayoría de las personas tienen la costumbre de planear y desear nuevos propósitos para cumplirlos en cada año nuevo que se aproxima, pero también es sabido que muchos de ellos no se lograrán, ya que en el transcurrir de los días nos distraemos y estos se diluyen con las preocupaciones y demás.

En esta conferencia Javier Fonseca, nos enseña de la importancia de NO PERDER EL FOCO basándose en principios bíblicos, con los cuales toda idea de fracaso es cambiada al saber que Dios es quién desea lo mejor para nosotros, quién nos guarda y quién fortalece nuestro caminar.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. (Jeremías 29:11)

Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja. Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá. (Habacuc 2:1-4)

Dios piensa en ti y va a darte el fin que esperas, pero recuerda que la amistad con el mundo es enemistad con Dios, El es quién te disciplina para que no te desvíes de su camino. Dios no evitará que tengas obstáculos pero si te dará la victoria sobre todo lo que afrontes a fin de que crezcas en carácter, así que reflexiona si realmente estas buscando a Dios para que unja o estás afanado en el día a día.

Busca a Dios todos los días alejándote de toda distracción y así no perderás el rumbo y te quitarás de todo peso que te impide correr rápidamente a tu objetivo, planea viendo detenidamente el logro total de tu meta al ir realizando pequeñas etapas o fases.

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? (S. Lucas 14:28-31)

Escribe la visión para tu vida a fin de saber a donde te diriges, pero ante todo decídete a intimar profundamente con Dios, para que venga sabiduría a tus pensamientos.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *