Navigation Menu+

Perdón: la puerta de la retribución

Posted on Feb 1, 2015 by in Conferencias Online, Conferencias-2015

Una de las formas más sutiles que utiliza satanás para hacernos caer durante nuestra vida y robándonos la sanidad, la prosperidad, las bendiciones que Dios nos da, es a través del sentimiento de venganza, haciendo que en la vida anidemos odio en contra de nuestros enemigos y por consecuencia alejándonos de Dios.

Toño Fonseca en esta conferencia nos enseña, que el odio nos paraliza y nos detiene para alcanzar todo lo que Dios ha preparado para nosotros. Y que es necesario darnos cuenta que la venganza es de Dios, quién viene a nuestra vida con retribuciones y con salvación.

No tengo yo esto guardado conmigo,
 Sellado en mis tesoros? Mía es la venganza y la retribución;
A su tiempo su pie resbalará,
Porque el día de su aflicción está cercano,
Y lo que les está preparado se apresura.

Deuteronomio 32:34-35

Este es el año de la retribución; el día de venganza que está en el corazón del Dios nuestro; quién consuela a todos los enlutados y se goza en bendecir a sus redimidos a quienes no viven bajo el pecado sino bajo la gracia de Dios.

Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado.

Isaías 63:4

Tal ejemplo vemos en la vida de David, quién fue perseguido por el Rey Saúl a fin de matarle y sin embargo David tuvo la oportunidad de librarse de él, cuando Saúl sin darse cuenta estaba en la misma cueva donde David se escondió junto con su pequeño ejercito, y en lugar de matarlo, corto sin que Saúl se diera cuenta parte de sus vestidos, para probarle que lo perdonaba y que lo respetaba.

Y los soldados de David al increparle por esta acción, les dio testimonio de su amor y obediencia a Dios, quitándose todo odio en contra de Saúl y prohibiéndoles que atacaran a Saúl. Esta acción trajo por consecuencia que Dios bendijera grandemente a David, quién en poco tiempo reino en Israel.

Cuando Saúl volvió de perseguir a los filisteos, le dieron aviso, diciendo: He aquí David está en el desierto de En-gadi. Y tomando Saúl tres mil hombres escogidos de todo Israel, fue en busca de David y de sus hombres, por las cumbres de los peñascos de las cabras monteses. Y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saúl en ella para cubrir sus pies; y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva. Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. Y dijo a sus hombres: Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová. Así reprimió David a sus hombres con palabras, y no les permitió que se levantasen contra Saúl. Y Saúl, saliendo de la cueva, siguió su camino.

1ª Samuel 24:1-7

¿Qué harías si tuvieras a tu enemigo enfrente de ti y vulnerable?. Esto es una prueba de lo que realmente hay en tu corazón, recuerda que Dios esta en todos los detalles de tu vida. Así que ora como lo hizo David, diciendo “EL SEÑOR ME GUARDE HACER TAL COSA”. Aprende a perdonar y liberar tu vida de sentimientos del pasado que detienen tu vida y no digas que tú te vengarás sino espera en Dios quién no es vengativo sino Él es nuestro Vengador haciendo justicia

No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

Romanos 12:19

Olvida lo que queda atrás y extiéndete a lo que está frente de ti, pídele a Dios que te muestre a quién tienes que perdonar, ya que muchos no matan a su Saúl pero tampoco lo perdonan. Así que si perdonas dale de comer y beber, nunca digas yo me vengaré, espera en el Señor y Él te salvará.


La llave que abre la retribución de Dios en tu vida, es PERDONANDO.