Navigation Menu+

Saúl vs Goliat (Sé como David)

Posted on Jul 31, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Esta mañana nuestros directores Toño y Elisa Fonseca nos compartieron con gran entusiasmo una palabra poderosa. El Espíritu de Dios promete transformarnos, llenarnos de su amor y dominio propio.
¿Te has preguntado si tienes algún tipo de temor? Te dan miedo las alturas, tienes fobias, tienes miedo a perder tu trabajo o a no poder tener hijos? Pues hoy cualquier temor en tu vida se acaba en el nombre de Jesús, no importarán más tus preocupaciones y tus miedos.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”
2a Timoteo 1:7

¿Te ha pasado que un problema te hace sentir chiquito y tú mente no deja de pensar como resolverlo? Pero date cuenta que si volteas al problema no es tan grande como parecía.
Dios te ha dado espíritu de dominio propio y si estás en armonía con él, nada es difícil ya que él te libra de todas tus batallas. Es por eso que debes decidir vivir en armonía con Dios.

“y les dirá: Oye Israel, vosotros os juntáis hoy en batalla con vuestros enemigos; no desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni tampoco os desalentéis delante de ellos;
porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.
Deuteronomio 20:3-4

Cree y atesora la palabra que Dios te va a conceder la Victoria. No temas ni te asustes pues Dios está contigo. El pelea contra ese temor.

“Esforzáos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará.
Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la has de heredar.
Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará , ni te desamparará; no temas ni te intimides.
Deuteronomio 31:6-8

El señor te dice que siempre estará contigo, nunca te va a dejar…no te intimides, esfuérzate y avívate.

“Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.”
Salmo 23:4

La palabra está llena de “no temas.” Él es el que está contigo. Anímate, y no desfallezcas.

“No temas, porque yo estoy contigo, no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”
Isaías 41:10

“El temor es como nada…” y Dios te dice una y otra vez que te sostiene con su mano derecha. Él te dice: No temas, yo te ayudo, yo soy tu socorro. Dios te ha hecho más que vencedor y todo lo puedes en Cristo que te fortalece. Y es por eso que hoy sabes que no tienes nada que temer. Recibe de Dios el espíritu de valentía, y todos tus problemas estarán a tus pies. Decide cambiar tu temor por fe. ¿Sabes cómo enfrentar tus tormentas? Con fe… Decide vencer tus temores con fuerza, valentía y fe. Hay temores que no tienen fundamento, algunos no tienen sentido y cuando los venzas no tendrán donde pararse. El temor da voces, te desafía y se burla de ti.

” La máxima promesa de Dios se llama Jesucristo.”

En la historia de Goliat y David. Goliat daba voces así como el temor da voces. Te desafía y se burla de ti, te dice que te va vencer. Viene en tus pensamientos por la mañana y quiere que seas su esclavo, pero hoy se rompe en el nombre de Jesús. El temor viene a desafiarte, pero no tiene fundamento.

“Si el pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos; y si yo pudiera más que él, y lo venciere, vosotros series nuestros siervos y nos serviréis.
Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que peleé conmigo.
Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turnaron y tuvieron gran miedo.”
1a de Samuel 17: 9-10

¿Serás un hombre o una mujer decidido a vencer el temor como David venció el miedo de pelear contra Goliat? Aquí vemos dos personalidades; a un Saúl temeroso y a un David valiente. ¿ Cómo quieres ser? ¡ Ya basta de someterte al temor, no te sometas más ! ¡ Hoy se acaba esto !
Enfrenta al espíritu de temor, ya basta de tenerle miedo al reino de las tinieblas y decide no escuchar más el consejo de tus temores.

” Y todos los varones de Israel que veían aquel hombre huían de su presencia y tenían gran temor. “
1 a Samuel 17:24

David estaba lleno de temor, pero tenía una actitud llena de fe. En su mente estaba enfrentar al gigante. Levántate hoy como otro David, enfrenta a tu temor con fe. Dile a tu temor: ¿Quién eres tú? Dios te ha dado un espíritu de amor, de fe y de dominio propio. Levántate con determinación ante tus temores y di : “¡ No más ! “. A diferencia de David, Saúl si escuchó el consejo de sus temores. ¿Quieres ser como un Saúl? ¿Cómo ves al gigante?, ¿Dónde está tu temor?

“Es más grande el que vive en mi.”

“Dijo Saúl a David: No podrás tu ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y el un hombre de guerra desde su juventud. “
1a de Samuel 17: 33

¿ Eres tú un Saúl o un David? David no escuchó las voces de Saúl. Pero David sabía que la batalla estaba ganada. ¿ Qué había en David? Él estaba dispuesto a enfrentar sus temores y no le hizo caso al rey, no escuchó el temor y habló palabras de fe a Saúl que estaba podrido por el temor. Actúa asumiendo una posición contra el temor, al enemigo o a la enfermedad.
¿Qué te intimida?, Pues mayor es el que está en ti. ¡ Sal como un David ! ¡ Enfrenta tus temores; no los escuches !

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece..”

“Añadió David: Jehová que me ha librado de las garras del león, y de las garras del oso, él también me librará de la mano de ese filisteo. Y dijo Saúl a David : Ve, y Jehová esté contigo.
Y Saúl vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza.
” Y ciñó David su espada sobre sus vestiduras, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. “
1 a de Samuel 17: 37-39

Saúl trató de vestir a David con las vestiduras de miedo, y David no las aceptó, pues su armadura era la fe. No aceptes el temor en tu vida. Vístete de fe. Echa de ti esa angustia, el temor y la incredulidad. Vístete de Jesucristo y de dominio propio. Y aunque el diablo te ha querido vestir de temores, no lo escuches más. No tengas miedo de tu victoria y se cómo David.
Ese gigante ya no es gigante, échalo debajo de tus pies y que caiga en el nombre de Jesús.
Recuerda que “Detrás de ese Goliat hay una bendición para tu vida.”

” Hoy lanza la piedra de la fe…y tú victoria está asegurada.”

160731-Saúl-vs-Goliat