Navigation Menu+

Sí, haré memoria de tus maravillas

Posted on Oct 30, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

En la conferencia de hoy Toño Fonseca nos enseña como Asaf clamaba a Dios y se conmovía , pero en medio de su oración estaba sacando su queja.

En Salmos 77:1-3 Asaf clamo a Dios, clamo cuando estaba en angustia
77 Con mi voz clamé a Dios,
A Dios clamé, y él me escuchará. …

2 Al Señor busqué en el día de mi angustia;
Alzaba a él mis manos de noche, sin descanso;
Mi alma rehusaba consuelo.

3 Me acordaba de Dios, y me conmovía;
Me quejaba, y desmayaba mi espíritu. Selah

Asaf solo se quejaba y se quejaba. Asaf sólo estaba enfocado en él mismo. Se acordaba de lo que el mismo había hecho, sus canticos, su propia oración. Y empezaba a recordar lo bueno que Dios había sido con él. Pero no recordaba que Dios también podía ser bueno en ese momento.

Su corazón continuaba angustiado y afligido . Asaf no encontraba solución a su aflicción. Parece que le echaba la culpa a Dios. Verso 4
Cuando una persona tiene un espíritu débil cae. Empieza a mirar todo mal. Así le paso a Asaf.

A lo mejor no te das cuenta que tu oración la estas enfocando en tu pasado. Pensando que talvez esos buenos días ya no se volverán a repetir. Pensando que estás destinado a vivir en la derrota, que ya no habrá días buenos. Sea como se llame tu problema y sea cual sea tu pozo. Dios quiere sacarte.

Asaf meditaba en su corazón pero era un corazón que había queja, tristeza, entonces se encontraba con un espíritu desmallado.

Dios quiere sacarte de esa situación en la que estas. Porque es un Dios todo poderoso. Es un Dios de Poder. Es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
En Hebreos 13:8 nos dice que: Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Y en Jeremías 33:3 dice “Clama a mí y yo te responderé…”

El resultado de un espíritu desmayado: Es cuando estas auto ocupado en tu aflicción, en tu dolor. Entre más avanzaba la oración de Asaf se preguntaba si Dios ya no volvería a hacerles propicio. Se asienta en tu mente la incredulidad y baja a tu corazón.

Asaf se encontraba ocupado en su angustia. Cuanto más avanzaba su dolor más preguntas se hacía.

Salmos 77: 7, 8 y 9
7 ¿Desechará el Señor para siempre,
Y no volverá más a sernos propicio? …

Asaf se dio cuenta que se estaba enfermando, que era como una sarna en su corazón. Hizo un alto y dejó que Dios le hablara. Trajo a su memoria las grandes cosas que Dios había hecho con él.

Salmos 77:10-12

10Dije: Enfermedad mía es ésta;
Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo….

Hay respuesta para tu sanidad, para tu familia, para tus problemas. Pero tienes que traer a memoria que Dios ha hecho cosas grandes con nosotros. Entonces se empezará a fortalecer tu espíritu, y se acabará la queja.

Aquí aprendemos que hay dos tipos de oración:

1. La oración enfocada en la angustia y aflicción.

 2. La oración enfocada que trae a la memoria la diestra del Altísimo.

Has memoria de las maravillas que Dios ha hecho en tu vida. Que tu oración ya no sea con un espíritu triste o angustiado. Trae a tu memoria los hechos poderosos que Dios ha hecho contigo.

Empieza a hablar de los hechos y maravillas de Dios.

Estos versículos son algunos ejemplos de las maravillas de Dios.
Salmos 74:13
Salmos 106:9
Salmos 136:13-14-15.

Hoy se nos exhortó a que tomáramos tiempo con nuestros hijos y les contáramos los hechos y maravillas que Dios ha hecho en nuestras vidas. Es muy importante contar estos hechos y maravillas a nuestras generaciones. Habrá un momento en que tus hijos podrán recordar lo que Dios hizo a sus padres en medio de la aflicción. Se acordaran en medio de su oración que hay un Dios grade y que hace maravillas.

No olvides estos 5 puntos:
1. Yo recordaré las bendiciones de los años pasados de Dios.
2. Yo recordare las obras de Dios.
3. Yo recordaré las maravillas que Dios ha hecho en años pasados.
4. Alabaré a Dios por todas sus maravillas

Vienen los mejores años y los mejores días para nuestras vidas.

161030