Navigation Menu+

¡SI QUIERO!

Posted on Oct 16, 2016 by in Conferencias Online, Conferencias-2016

Esta mañana nuestro coach Toño Fonseca nos ha traído una palabra poderosa que ha penetrado en nuestros corazones. Empezó al hacer referencia de esta cita:

“Y traigamos el arca de nuestro Dios a nosotros, porque desde el tiempo de Saúl no hemos hecho caso de ella.
Y dijo toda la asamblea que se hiciese así, porque la cosa parecía bien a todo el pueblo.”
1 crónicas 13:3-5

¿Serás capaz de traer la presencia de Dios a tu casa? Muchas veces pensamos que necesitamos la presencia de Dios en nuestras vidas, pero no todos la buscamos.

“Y congregó David a todo Israel en Jerusalén, para que pasasen el arca de Jehová a su lugar, el cual había el preparado.
1 a de Crónicas 15:3

Y fue así que David arregló un lugar para que la presencia de Dios morará en él. ¿Desearías ser como otro David? Como tú sabes David era el rey de Israel pero había algo que no lo dejaba
dormir, deseaba traer la presencia de Dios a su casa.
Que el Salmo 132 te ayude para encontrar la presencia de Dios y la lleves a tu casa.

Aquí vemos diez peticiones que David le hace al Padre.

Acuérdate Oh Jehová, de David.
Mira mi aflicción…sácame de toda mi angustia.
Acuérdate de como David juró a Dios; se otro David, ” hombre de palabra ” y si has prometido a Dios, cúmplelo.
Acuérdate como prometió al “Fuerte”, y determina ser un hombre o una mujer que nada detenga la promesa de Dios. Pruébalo haciéndole promesas pero no olvides cumplirlas para que después venga tu bendición. Esta oración poderosa de David que sea parte de tu vivir; que tengas un lugar especial para la presencia de Dios. ¿Crees necesitarla desesperadamente? El Padre viene sobre los sedientos y hambrientos. Pídele que no aparte de ti su santo espíritu. ¿Quieres ser como David?
Que tu ser no descanse hasta que tengas la presencia en tu vida. Es tiempo de valorarla. Pero, ¿sabes dónde está? ¿La necesitas en tu diario caminar? Pídele al Padre que a donde vayas su presencia se manifieste. No des descanso a tus ojos. Acuérdate de David y de toda su aflicción, porque Dios estaba siempre a su lado. “¡ Acuérdate Señor de mi! ” Háblale en todo momento pues cuando está de tu lado todo es posible. En su presencia hay plenitud de gozo. Cuando le buscas, le amas y te deleitas en él, ninguna petición quedará sin cumplir. Que en ti haya un templo y que tu corazón sea templo de su presencia. Prepara un lugar donde buscarle y que tus hijos vean el ejemplo de cómo le amas. Valórale y tenle un aprecio continuo. Que arda en ti el deseo de buscarle.
Levántate mi Dios y ven al lugar de tu reposo.
Pide al Señor que su poder esté presente en tu familia, pues lo deseas. Que tu hogar se sature con su gloria y que se levántate con el “arca de su poder”. Hoy deseamos salir impregnados de su presencia. Que todo lo que hagamos y toquemos anuncie su presencia. “¡ Hoy Señor queremos más de ti ! ”
Tus sacerdotes se vistan de justicia. Que la gente vea la justicia en ti. El señor te vista de su justicia. Seas vestido de santidad y vestido de Jesucristo.
¡ Tus santos se regocijen ! Hoy seamos vestidos de santidad de salvación. Tomemos esa promesa y gocémonos de ella. Todas nuestras voces anuncien la presencia de Dios “pues en su presencia hay plenitud de gozo.”
“Por amor de David tu siervo, no vuelvas de tu ungido el rostro.” Señor te pedimos no vuelvas tu rostro de nuestras vidas así como de nuestra nación y nuestro hogar. Hoy hacemos morada para buscar tu rostro contundentemente. Recuerda sus promesas para que seamos una generación de los que le buscan. De ti saldrán generaciones que busquen la presencia. “Dios te dice que si cumples tu promesa, tus generaciones serán benditas.”

“Este es para siempre el lugar de mi reposo;
Aquí habitaré porque la he querido.
Bendeciré abundantemente su provisión;
A sus pobres saciaré de pan.
Asimismo vestiré de salvación a sus sacerdotes,
Y sus santos darán voces de júbilo. “
Salmo 132: 14-16

“Tu casa será lugar de reposo, y habitación para mi.” Ahora te dice : “¡ Si QUIERO!”

” Allí haré retoñar el poder de David;
He dispuesto lámpara para mí ungido.
A sus enemigos vestiré de confusión,
Más sobre él florecerá su corona. “
Salmo 132: 17-18

Todo lo que pidió David fue contestado, Dios le dio más de lo que esperaba y tomó su casa para su gloria.
¿Habrá alguien que quiera preparar un lugar para que habite Dios?

161016-si-quiero